Tricomia, hipertricosis y asesinos en serie

Tricomia, hipertricosis y asesinos en serie

Una enfermedad muy rara con una incidencia de uno entre 10.000 millones de personas en su forma severa es la hipertricosis.

Como así solamente lo entienden los que lo saben os voy a decir lo que es (los términos eruditos es lo que tienen, no se encuentran si no se conocen).

La hipertricosis es una abundancia excesiva de vello corporal, pero no en el sentido de tener que ir a depilarse un par de veces al mes, que es lo que hacemos las mujeres por tradición social: todas tenemos pinzas de depilar o maquinillas en casa, y al menos en verano nos afeitamos las piernas.

La hipertricosis es un exceso muy ostensible (se nota mucho, [hay gente que confunde “ostensible” con “extensión” y más en un contexto peludo]). Puede ser congénita, adquirida, o el resultado de una mutación en el proceso de reproducción, copia y división de las células.

Pego unos enlaces:

https://www.infobae.com/america/mundo/2017/02/15/el-sindrome-del-hombre-lobo-la-extrana-enfermedad-que-se-transmite-de-padres-a-hijos/

https://es.wikipedia.org/wiki/Hipertricosis

La hipertricosis, o síndrome del hombre lobo, es una enfermedad muy poco frecuente, que es destacada por la existencia de un exceso de vello. Las personas que la padecen están cubiertas completamente, a excepción de las palmas de las manos y de los pies, por un vello lanugo largo, que puede llegar hasta los 25 centímetros.

https://en.wikipedia.org/wiki/Hypertrichosis (much more information here).

Un párrafo:

Hypertrichosis lanuginosa

Acquired hypertrichosis lanuginosa is characterized by rapid growth of lanugo hair, particularly on the face.[12][13] Hair also appears on the trunk and armpits, while palms and soles are unaffected.[13] The excess hair is commonly referred to as malignant down.[13] This hair is very fine and unpigmented.

Generalized hypertrichosis

Acquired generalized hypertrichosis commonly affects the cheeks, upper lip, and chin.[3][4] This form also affects the forearms and legs, but is less common in these areas. Another deformity associated with acquired generalized hypertrichosis is multiple hairs occupying the same follicle. It may also include abnormal hair growth patterns as what happens to the eyelashes in a condition known as trichiasis.[4] Oral minoxidil treatments for hypertension are known to cause this condition. Topical minoxidil used for alopecia causes hair growth in the areas where it is applied, however this hair disappears shortly after discontinuing the use of topical minoxidil.

https://translate.google.es/?hl=en#auto/es/werewolf

https://www.medicinenet.com/script/main/art.asp?articlekey=206472

La Tricomía

Tiene relación con los cromosomas, es una anomalía que puede venir de una mutación (el 10% aproximadamente de las células de cualquier persona normal muta en el proceso de replicación y división. También puede ser hereditaria.

Síndrome del XYY

Marcados por el “cromosoma del crimen”

Nuevos estudios confirman que la anomalía cromosómica XYY es más frecuente entre los asesinos en serie y los violadores

Los especialistas descartan que los genes, por sí solos, conviertan a una persona en homicida

La Ciencia lleva más de tres décadas buscando una explicación genética al comportamiento aberrante de un asesino o un violador. Aspira a comprobar si el instinto de matar y la violencia están marcadas por una determinada configuración del ADN en nuestras células. Puede que así, en un futuro, la sociedad sea capaz de abortar o prevenir los crímenes más horrendos. Contamos con 22 pares de cromosomas -numerados del 1 al 22- y un par 23 que contiene la información sexual (XX para las mujeres y XY en el caso del varón). La repetición o ausencia de algún cromosoma desencadena el nacimiento de seres humanos con alguna anomalía. Por ejemplo, la trisomía (tres cromosomas) del par 21 da lugar al Síndrome de Down. Pero en otros casos, la normalidad se rompe en los cromosomas sexuales y una alteración en concreto -tener dos cromosomas Y- se ha vinculado con un comportamiento violento y criminal que ha llevado a bautizar al Síndrome de Jacobs -descubridor de esta aneuploidía- como «el cromosoma de la criminalidad».

En los años setenta, muchos vieron en esta anomalía la explicación al comportamiento de los asesinos en serie. Es cierto que muchos homicidas portan este cromosoma. Su presencia entre los convictos más peligrosos y sanguinarios es mayor que en la población general. Pero, hoy, 44 años después de que el XYY fuera descrito, genetistas y forenses no creen que los genes conviertan a una persona en un criminal, ya que los factores sociales y ambientales influyen demasiado.

Sin embargo, nuevas investigaciones confirman que sí existe cierta vinculación entre el XYY y un comportamiento antisocial. En un estudio publicado por la revista «American Journal of Medical Genetics», investigadores alemanes encontraron el «cromosoma criminal» en el 1,8 por ciento de los agresores sexuales que examinaron. Esta alteración era mucho más común en este colectivo que en el resto de los convictos seleccionados al azar (0,7-0,9 por ciento) o respecto a la población general (0,01). Dos de los tres hombres de la muestra que nacieron con el XYY habían cometido varios homicidios, y los tres fueron definidos por los psiquiatras forenses como sádicos sexuales y psicópatas. Eso sí, por otra parte, independientemente de los dictados del ADN, en los tres violadores confluían circunstancias que, a la larga, les habían llevado a ser lo que son. Por ejemplo, habían sufrido abusos en su infancia.

El autor de la investigación, Peer Briken, del Instituto de Investigación Sexual y Psiquiatría Forense de la Universidad de Hamburgo (Alemania), declaró a LA RAZÓN que «los factores genéticos sólo son importantes cuando concurren con otros de tipo ambiental. Realmente la presencia de XYY es rara y no debería preocuparnos como un gran comportamiento antisocial, pero hay que estar atentos a su presencia en los agresores sexuales».

Altos, delgados y con acné

Los individuos con un cromosoma Y duplicado suelen presentar una serie de patrones comunes. Según el instituto de Investigación en Enfermedades Raras del Instituto de Salud Carlos III, los afectados suelen ser altos y delgados, la mayoría presenta un acné severo en la adolescencia y el espermiograma revela generalmente una azoospermia (ausencia de espermatozoides) o severa oligospermia (tienen pocos).

También es frecuente que sufran dificultades en el lenguaje o problemas de aprendizaje y el fracaso escolar es una constante. «Esto es debido a problemas en su desarrollo cerebral, pero no siempre los afectados por este Síndrome tienen alta estatura», añade Briken.

Desde luego, no se cumple la norma general en el mayor asesino en serie de la historia de España, Manuel Delgado Villegas, más conocido como «El arropiero». Este sevillano, nacido el 25 de enero de 1943, portaba el cromosoma de la criminalidad. Con sus fuertes manos y empleando un golpe mortal que aprendió en la legión o valiéndose de objetos contundentes asesinó a un número indeterminado de personas. Tantas, que ni siquiera la Policía daba crédito a su confesión. Decía haber matado a casi medio centenar de personas a lo largo y ancho de España y del extranjero. Finalmente, sólo pudieron ser probados siete homicidios. Villegas también abusaba sexualmente de los cadáveres de sus víctimas.

Relación entre genes y crimen

A pesar de la alta prevalencia del XYY entre asesinos y violadores, muchos genetistas no dan crédito al vínculo entre genes y crimen. «En los años setenta y ochenta se estudió este asunto, pero creo que es una burbuja que se ha ido haciendo más grande. Ni tener un cromosoma de más, ni que éstos sean de mayor tamaño influye tanto en tener un comportamiento antisocial», asegura María José Calasanz, responsable del Servicio de Citogenética del

Departamento de Genética de la Universidad de Navarra. «Se han llevado a cabo numerosos estudios, pero ninguno ha sido concluyente porque la muestra de la que parten es pequeña. Además, en otras circunstancias se pierden cromosomas sexuales -en pacientes con leucemia o a edades avanzadas-, y no por ello presentan tendencias asesinas», concluye. El equipo del doctor Briken recomienda estar atentos a los adolescentes que puedan presentar esta anomalía y también en agresores sexuales adultos, pero reconoce que son necesarias más investigaciones.

Otros estudios han demostrado un aumento de los niveles de testosterona o determinados neurotransmisores en situaciones de estrés intenso en los marcados por el XYY. En 2001, otra investigación entre agresores sexuales adolescentes, publicada en «Psiquiatría Genética», encontró que más del 5 por ciento de los jóvenes analizados tenían alguna anormalidad en los cromosomas sexuales.

https://en.wikipedia.org/wiki/XYY_syndrome

Imagen 

cromosomas

cromosomas

Acerca de María Cristina Alonso Cuervo

I am a teacher of English who started to write this blog in May 2014. In the column on the right I included some useful links and widgets Italian is another section of my blog which I called 'Cornice Italiana'. There are various tags and categories you can pick from. I also paint, compose, and play music, I always liked science, nature, arts, language... and other subjects which you can come across while reading my posts. Best regards.
Esta entrada fue publicada en Arts, English, Español, Language, Music, Physics Chemistry and Mathematics, pulpito, Science, Songs, Uncategorized, Video. Guarda el enlace permanente.

Click below (you can make a comment also through Google +)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s