Conservantes

Conservantes

No pensaba escribir nada hoy porque ando atareada con… muy largo de contar…

El caso es que ayer noche llegué a casa y me puse a terminar una bolsa de pipas de girasol.

Cogí un cenicero encendí la luz del pasillo, abrí la ventana, y cuando estaba casi acabando la bolsa de pipas encontré un sobrecito del tamaño de una dosis de edulcorante para el café.

Al tacto, ya que la luz del pasillo es suficiente para ver, pero no para leer, parecía el típico juguete que suele ir en las bolsas de aperitivos que está dirigido a la gente menuda: tazos, cromos, calcamonías…

Como había poca luz y estaba cansada, lo puse encima de un arcón que tengo en el salón al lado del sofá, terminé la bolsa y me fui a dormir.

Esta mañana desperté a las seis, me levanté, bebí un vaso de agua y vi el sobrecito encima del mueble. Lo cogí me puse a leer lo que era y me encontre con esto:

Conservantes

Conservantes

Escribo la leyenda impresa en la propia bolsa de pipas, ya que en la imagen no se lee bien:

“Esta bolsa contiene un item de preservador de frescura. No es un objeto promocional ni de consumo. No conviene para niños menores de tres años. Se recomienda la supervisión de un adulto.”

Por lo demás, el envoltorio del sobrecito no es de los del tipo “abrefácil” (esos abrefáciles que tienes que acabar azotando el envase contra las encimeras de la cocina para conseguir que se abran). El sobrecito en cuestión abre muy fácilmente sin más que buscar por dónde rompe con más facilidad.

Resulta ¿sorprendente?

A los lectores poco avezados les resultará sorprendente…

A mí, que ya me llevo pillando mosqueos con cosas por el estilo unas cuantas décadas  (incluyendo el Tokamak/Stellarator) no me resulta sorprendente.

En realidad si no hubiese leído el sobrecito, habría vuelto a acostarme hasta las siete o las ocho, pero el sobrecito me despertó del todo y aquí estoy escribiendo este post.

¿Qué clase de sociedad es esta del tercer milenio que permite incluir una bolsita de veneno, con su leyenda impresa en rojo, eso sí, dentro de una bolsa de aperitivos, sin más imperativo legal que avisar al consumidor, que además en este caso puede ser un niño o una niña de cuatro, cinco, seis, siete… años?

Acerca de María Cristina Alonso Cuervo

I am a teacher of English who started to write this blog in May 2014. In the column on the right I included some useful links and widgets Italian is another section of my blog which I called 'Cornice Italiana'. There are various tags and categories you can pick from. I also paint, compose, and play music, I always liked science, nature, arts, language... and other subjects which you can come across while reading my posts. Best regards.
Esta entrada fue publicada en Español, Photography, pulpito. Guarda el enlace permanente.

Click below (you can make a comment also through Google +)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s