Desplazamiento en el tiempo

Desplazamiento en el tiempo

Hoy, seis de agosto de 2016, ha habido un desfase de entre catorce y doce minutos (dependiendo de la exactitud de los relojes respecto a la hora oficial).

He escrito mucho sobre este tema. La gente que lo lee, y lo mide, y lo sigue, se está dando cuenta de que es real, está sucediendo, y yo, particularmente, llevo notando, observando, anotando y publicando algunas de mis observaciones desde septiembre de 2014, observaciones hechas con medios de andar por casa, en algunos casos equivocadas, pero en la gran mayoría acertadas.

Lo cierto es que pese a que la última semana ha parecido más o menos normal en cuanto a las mediciones astronómicas, hoy se ha notado mucho la diferencia (que se nota mejor si no hay nubes, porque las nubes atrapan y reflejan, además de desviar, la luz).

Y se va a notar más: lo normal habría sido un valor de seis minutos más sobre el mediodía medio (14:23 en Oviedo en verano) y el mediodía real, y han sido catorce minutos más (observado desde Mieres). Catorce minutos más sobre las 14:23, (23+14= 37), sería lo normal un 15 de febrero, no un 6 de agosto, y aunque mis relojes tuviesen dos o tres minutos de adelanto sobre la hora oficial, habría al menos once minutos de retardo, que son cinco minutos más de los seis que tendría que haber un 6 de agosto cualquiera.

Además de esto, ha amanecido bastante antes de la hora, y ha oscurecido bastante antes también (a las 21:25 el Sol ya proyectaba sombras perfectamente horizontales respecto a la vertical que es regida por la atracción gravito-magnética del núcleo de la Tierra (lo que indican las plomadas).

Si no me equivoco (y no me equivoco), salvo que se produzca un terremoto, o serie de terremotos de gran intensidad que varíen los vectores directores de campo geo-gravitatorio-magnético para desviar (más allá de la precesión que miden los péndulos de Foucault) el eje de rotación, y/o la trayectoria de los rayos de la luz del Sol, mañana (hoy siete de agosto, porque son en este momento las cuatro y pico de la madrugada), empezará a oscurecer mucho antes de las 21:20, y eso es objetivamente cierto, y objetivamente anormal.

Os lo he dicho: la precesión hace oscilar el eje de rotación de forma que hay unos ocho minutos de más o de menos dependiendo de en qué recorrido en concreto esté el eje en el movimiento de vaivén, pero además el exceso de magnetismo hace que la traslación se acelere, y si no se deja de explotar el electromagnetismo como se está haciendo en los últimos cincuenta años, llegará un momento en que ya no se podrá hacer nada.

Y ahora… cantar conmigo…

Deck the halls with boughs of holly,

Fa, la, la, la, la, la, la, la, la…

 

Acerca de María Cristina Alonso Cuervo

I am a teacher of English who started to write this blog in May 2014. In the column on the right I included some useful links and widgets Italian is another section of my blog which I called 'Cornice Italiana'. There are various tags and categories you can pick from. I also paint, compose, and play music, I always liked science, nature, arts, language... and other subjects which you can come across while reading my posts. Best regards.
Esta entrada fue publicada en Environment, Español, Global issues, Physics Chemistry and Mathematics, Science, Seismicity, Tectonics, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.