El Movimiento Alpino (nueva tectónica)

El Movimiento Alpino (nueva tectónica)

Antes de nada (perdonen ustedes, pero el tono va a ser un poco impertinente en este post) y para entender esto, tenéis que saber y admitir que la datación de los acontecimientos ocurridos hace más de cincuenta millones de años no se puede seguir considerando como infalible. Muy al contrario, estas dataciones, se basan en la velocidad de desintegración de ciertos átomos.

En el caso de plazos de tiempo de más de cuarenta mil años, no se puede usar el carbono catorce (que por otra parte… da un margen de error… también conocido como tolerancia… de más de cinco mil años, un 12,5% sobre el total de tiempo para el que se utiliza…), se tiene que recurrir a otros tipos de isótopos, cuya proporción en una muestra a analizar es lo que indica cuanto tiempo hace que se formó ese material.

En realidad, y esto es UN HECHO, la velocidad de decaimiento

(transformación: véaseSeaborg‘s role was to figure out how to extract the tiny bit of plutonium from the mass of uranium. Plutonium-239 was isolated in visible amounts using a transmutation reaction on August 20, 1942, and weighed on September 10, 1942, in Seaborg’s Chicago laboratory.’)

de cualquier tipo de elemento en otro, es una magnitud que está fuertemente influenciada por el magnetismo, es decir, un mismo elemento puede transformarse en otro a velocidades distintas dependiendo de varios factores, entre ellos el más importante es la desaparición de la fuerzas nucleares fuerte y débil, de la que son responsables los campos magnéticos y eléctricos, o si lo preferís, la fuerza y velocidad del bombardero de los núcleos por medio de partículas altamente (aceleradas) energéticas. 

Una vez entendido y aceptado este HECHO es más fácil que os bajéis de la burra y me prestéis atención.

(Nota: ‘bajarse de la burra’, es una expresión coloquial española cuyo significado es ‘ceder, darse cuenta de que algo se había entendido mal y ceder’).

Teniendo en cuenta esto y además, también teniendo en cuenta que el proceso de decaimiento/transformación de un elemento en otro es REVERSIBLE: sólo se necesita reponer o quitar (en función del tipo de decaimiento que provocó la reacción en uno u otro sentido de la ecuación química cuántica) energía, lo cierto es que es una estupidez (casi) sin par pretender establecer tiempos geológicos con una misma escala de tiempo entre extensas superficies del globo terráqueo, puesto que, y esto también es UN HECHO, el campo magnético está fuertemente orientado, y la naturaleza ferromagnética de los distintos materiales se modifica, potencia y debilita de acuerdo con varios factores, siendo el más importante de ellos el paso de corriente eléctrica o magnética en cualquiera de sus formas y en todos los estados de agregación de la materia, sean estos sólidos, líquidos, o gaseosos.

Que vosotros os sigáis fiando de las distintas instituciones nacionales, regionales, municipales e internacionales encargadas de controlar y dar a conocer u ocultar este tipo de consideraciones de forma generalizada sólo indica que sois ciertamente crédulos, ingenuos y confiados, y más teniendo en cuenta cómo está el patio.

(Nota: ‘cómo está el patio’: expresión coloquial española que quiere decir ‘en las circunstancias en que las cosas están actualmente’).

Yo que vosotros trataría de entender lo que estoy explicando, porque si lo entendéis os daréis cuenta de que es cierto, y entonces igual os ponéis a comunicárselo a otras personas que puedan hacer algo al respecto. Porque es importante ¿eh? El ser humano necesita un planeta en el que vivir, y que yo sepa sólo tenemos disponible éste.

No se trata de una conspiración planetaria, no, no. Es mucho más simple. Sencillamente, aunque algunos saben que se ha hecho alguna trampa para implantar ciertas tecnologías y modos de calcularlas sin que el Homo Sapiens medio sea del todo consciente de todas las magnitudes e implicaciones de los cálculos necesarios para llevar a cabo el modelo energético actual, lo que no saben es hasta qué punto esta forma de esconder las magnitudes reales de ‘perdidas de carga’ (cuya producción, transporte, distribución y suministro generará sustanciosos dividendos que irán a parar a los bolsillos de… iba a decir algún contribuyente… pero no, teniendo en cuenta cómo está el patio, mejor diré, algún defraudador fiscal) están distorsionando el campo magnético (y el decaimiento radiactivo de todos los elementos constituyentes) de nuestro planeta.

Y no son del todo conscientes, porque si lo fuesen, tendrían que estar totalmente chalados.

(Nota: ‘chalado’, palabra española que quiere decir ‘chiflado, loco, ido, tarado…‘)

En fin… Dejando a un lado consideraciones de cómo la generación, transporte, distribución, emisión y difusión de ondas electromagnéticas están modificando el campo magnético de la Tierra, vayamos con el objeto de este post: el movimiento alpino según la nueva tectónica de placas.

Tenéis que aceptar que los elementos al transmutar (porque transmutan, leeros el enlace a Seaborg, un tipo que andaba por ahí enredando en los años cincuenta) por efectos diversos también cambian de tamaño.

Os voy a poner un ejemplo conocido mundialmente: la fabricación artificial de piedras preciosas. Consiste en aplicar presión a unos gramos de carbono principalmente, que es el elemento que en su estructura cristalina más ordenada y estable (tetrahédrica) se conoce popularmente como diamante en su estado más puro, siendo muchas otras piedras preciosas también carbono cristalino con trazas, es decir pequeñas impurezas o restos, de otros elementos, que al estar incorporados entre los átomos de carbono ordenados de la retícula ‘diamantina’ desvían la luz, la hacen vibrar en otras longitudes de onda y modifican el color que percibimos.

Al aplicar presión al carbono, para una misma cantidad de sustancia, ésta disminuye su volumen. Por lo tanto, al disminuir la presión su volumen aumenta, aunque siga pesando lo mismo. Esta es una modificación sencilla de explicar y visualizar en la mente. Os puedo dar otra mucho más sencilla: una burbuja de jabón en el aro de un pompero.

(Nota: ‘pompero’ palabra española que sirve para referirse a un ‘aparatito, dispositivo o juguete que se utiliza para hacer pompas, pequeñas esferas efímeras de jabón; soplando, es decir, inyectando aire en una sustancia jabonosa sirviéndose para ello de un tubo o un aro que se introduce en un recipiente lleno de dicha sustancia jabonosa.’).

Lo cierto es lo siguiente. Si consultáis cualquier mapa que se precie sobre el movimiento alpino, veréis representadas las placas tectónicas de Eurasia, Australasia, y África. En el movimiento alpino se generaron, entre otras formaciones importantes del relieve, los Himalayas, los Cárpatos, las formaciones que se encuentran en Turquía, los Pirineos, y el resto de sistemas montañosos de la Península Ibérica, y el norte de África (los Atlas, en Marruecos, por ejemplo). Esos, entre otros importantes sistemas del relieve, entre los que también se deben considerar las formaciones por debajo del nivel del mar.

Si queréis aprenderos de memoria todos estos nombres, allá vosotros. En realidad, con que sepáis que los mapas físicos siguen unos colores para representar estas distintas altitudes y profundidades es suficiente: marrón, cuanto más oscuro, más alto, como en los Alpes, aunque os encontraréis áreas en blanco, más altas, representando que en esas alturas hay nieves perpetuas (o debería haberlas si no se hubiese producido el calentamiento global) como en los Himalayas, cuanto más oscurecido es el tono en blanco, mas altitud tiene la elevación sobre el terreno. Verde, cuanto más oscuro más bajo, como en la Depresión (terreno que estando fuera del océano, tiene sin embargo una altitud que está por debajo del nivel del mar) del Ebro, marrón clarito, elevaciónes planas, llanuras, aunque también pueden estar en depresiones, en realidad para ver del todo las formas del relieve se debe recurrir a las curvas de nivel, pero bueno, para explicar el movimiento alpino, con que sepáis que el marrón son montañas, el verde, depresiones y el marrón claro más o menos llanuras es de sobra.

Eso en cuanto a la superficie emergida, es decir, por encima del nivel del mar. Pero además, y esto es algo que en muchos libros de texto todavía hoy, en el siglo veintiuno, no se suele representar, las diferentes tonalidades de azul en el mar, indican diferentes profundidades, que es lo que se llama batimetría.

(Nota: de batiscafo, submarino, ‘batimetría’ palabra española que sirve para referirse a la ‘medición de la profundidad de la superficie submarina en relación con el nivel de agua del mar.‘).

Cuanto más oscuro es el tono azul, más profundidad se ha medido en el océano.

Y aquí es cuando os tengo que pedir que leáis este enlace a la wikipedia española donde viene un mapa del movimiento alpino y leáis el texto, dejando a un lado la antigüedad estimada para ese fenómeno geológico, que se ha venido datando hasta ahora en unos cincuenta millones de años de edad, y os fijéis en el mapa.

En ese mapa (o en cualquier otro que miréis donde venga representada la batimetría) se ven dos grandes ‘eles’ mayúsculas en azul claro, una a cada lado de la India, las dos al sur, a la altura de la isla de Madagascar

La de la parte de Madagascar está un poco girada, fijaros, y fijaros bien, en la imagen que os voy a poner aquí, es el mismo mapa del enlace, pero tiene dibujadas encima líneas de distintos colores y grosores. Cada línea se corresponde perfectamente con otra en forma y tamaño, aunque puede haber alguna distorsión por la proyección del mapa.

Pensar en la etiqueta de una botella. Si la intentáis despegar, lo más probable es que se os parta en la superficie. Entonces tendréis dos partes de etiqueta que si ponéis una encima de otra, encajan perfectamente. Eso es lo que se puede ver y os he resaltado con una línea roja oscura en esas eles al sur de la India, una al lado de Madagascar, y la otra al oeste de Australia:

Movimiento Alpino

Movimiento Alpino

Además de la datación (equivocada por los motivos antes mencionados), se tienen en cuenta comparaciones entre los materiales de los distintos zócalos, y entre las especies animales y vegetales existentes, tanto en registros fósiles, como en organismos actualmente vivos, y sus distribuciones en las distintas áreas geográficas.

(Si no lo habéis leído leeros este otro post también cuando acabéis de leer este del que escribiré al menos una segunda parte incluyendo dibujos y texto para que os quede todavía más claro lo que os estoy contando en este post).

Madagascar, por ejemplo, se sabe que estaba en la zona de la derecha de la India, porque ambas comparaciones de minerales, plantas, y animales, vivos y fósiles dan como resultado que en algún momento estuvo ahí, pegada a la India. Esto se comparó por la similitud evidente en las costas entre ambas formaciones geográficas.

Lo que nadie había pensado hasta ahora que lo pensé yo (que ya os he dicho alguna vez que si no me leéis no os enteráis…), es que no hubo deriva continental.

Lo que pasó fue que la Tierra tenía un radio de aproximadamente la mitad, unos 3500 kms, que es donde está actualmente calculado que está el límite del núcleo que está constituido por una aleación de composición no homogénea de distintos elementos, entre los cuales el más abundante es el hierro, aproximadamente un 80%, o lo que es lo mismo, cuatro quintas partes, y el seguido del níquel con una proporción variable de entre el 10%, una décima parte, y el 15%, décima parte y media, siendo el otro entre el 5% y el 15% formado por distribuciones desiguales de distintos elementos químicos.

Todos estos elementos, hierro, níquel, y otros, desigualmente distribuidos, tienen tiempos distintos de decaimiento de sus respectivos isótopos, que a su vez están influidos de manera desigual para una misma intensidad de campo eléctrico y magnético, de ahí vienen las discordancias temporales (en decenas de MILLONES de años) de lo que os estoy explicando, que físicamente y de un vistazo, se ve claramente que fue así con sólo pensarlo un poco.

El movimiento alpino, en el caso de la Península Ibérica, es responsable también de las formaciones de la Meseta Central, donde están las Cuencas Hidrográficas del Duero y del Tajo, río que desemboca en Lisboa, donde hace unos doscientos cincuenta años se sabe que hubo un gran terremoto. Y donde también se encuentran situadas las comunidades autónomas de Madrid, Castilla León, Castilla la Mancha, y Extremadura.

Se produjo durante el Terciario. En el Terciario no había hominidos en el planeta, fue en el Cuaternario cuando aparecieron los primeros homínidos, unos cuantos millones de años después.

La superficie de la Tierra, era la de la superficie actualmente emergida, menos la de Australia, que estaba prácticamente metida debajo de la India, Burma (Myanmar/Birmania), Indonesia, y Madagascar. Al este de Australia se encuentra una formación curiosa y única: la Gran Barrera de Coral, zona de conocida actividad sísmica al sur de la Dorsal Pacífica, y que limita más al sur con la Dorsal Antártica, y al oeste con la Dorsal Índica, y la Gran Fractura de Owen, que entra (y se ve batimétricamente) en el Mar Rojo.

Al norte de Australia se continúa la fractura hasta las Islas Aleutianas (que empiezan al norte de la Falla de San Andrés en California), y pasa antes de llegar ahí por las Islas Marianas, muy cerquita de Hawaii, Korea, y Japón.

En realidad muy escondido no está, sólo hace falta pensarlo y darse cuenta de ello.

Fue así, en algún momento ese radio de unos 3380 kms se duplicó, dando como resultado el radio de 6700 kms que tenemos actualmente. Ese movimiento de expansión, parecido al de una burbuja que se infla, separó los continentes e hizo aflorar superficies marinas que quedaban bajo los océanos prehistóricos, siendo entonces el más extenso en Océano Ártico, con unos 14.000.000 kms cuadrados de extensión en la actualidad.

En ese movimiento también Groenlandia se giró sobre si misma, es decir se volteó, ya os lo he dicho en otro post, se giró en redondo de forma que lo que ahora es el oeste, entonces era el este, y se giró a lo largo de su eje mayor, pasando por las inmediaciones de Nanortalik.

La Península del Labrador estaba entonces encima de la Depresión Báltica, América del Norte y del Sur tenían otro aspecto y estaban orientadas de forma diferente entonces. Norteamérica tenía la Falla de San Andrés pegada, o encima de la costa este de Asia ( Japón, Marianas, Barrera de Coral), y si seguís este movimiento, veréis que América del Sur estaba por Indonesia, pegada a donde estaba Australia. La Península de Arabia, Turquía e Irán estaban pegadas a América del Sur encajadas entre la costa norte de Brasil (otra gran depresión) y Honduras. La Antártida, Australia, América del Sur y África estaban pegadas a continuación (esto os lo dibujaré, posiblemente a mano, en otro post, porque se que es difícil de creer y visualizar, pero fue así).

Todo esto, se ve claramente con disminuir el radio teórico del planeta (hace más de cincuenta millones de años), y considerar además de giros suaves en una dirección, volteos (boca abajo – boca arriba) alrededor de ciertos ejes, líneas de fractura, y arcos ¡ ah! y tener en cuenta que la superficie total de tierra emergida es de 140.000.000 de kilómetros cuadrados (superficie de una esfera = 4 pi por el radio al cuadrado).

Esa duplicación del radio, fue una transmutación de parte de los elementos constituyentes del núcleo, en otros elementos, que están distribuidos tal como los conocemos desde hace menos de cien años, siendo los del núcleo actualmente los que ya os dije (Ni, niquel, y Fe, hierro, mayormente) y los del manto Silicio (Silicon) y Aluminio.

Hale, pensarlo, y transmitirlo. Pero no tardéis mucho, porque anda el campo magnético muy alterado, y en una de estas, se puede girar a lo tonto, de lo cual no os enteraréis porque entonces no os llegará ninguna alerta  de suscripción a ningún dispositivo móvil.

Seguiré comentando esto en otros posts.

Acerca de María Cristina Alonso Cuervo

I am a teacher of English who started to write this blog in May 2014. In the column on the right I included some useful links and widgets Italian is another section of my blog which I called 'Cornice Italiana'. There are various tags and categories you can pick from. I also paint, compose, and play music, I always liked science, nature, arts, language... and other subjects which you can come across while reading my posts. Best regards.
Esta entrada fue publicada en Arts, Asturias, Communication and languages, Environment, Global issues, Language, Local, Paintings, Science y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.