Reparación

Reparación

Para reparar cualquier componente electrónico o mecánico, tiene que estar diseñado y desarrollado de forma que la reparación sea posible. Es desalentador ver como utensilios y cachivaches de reciente fabricación, están diseñados de forma que cuando los consumidores (las personas que los compran haciendo así viable y financiable su implantación), tienen alguna avería en sus dispositivos, vayan a los servicios técnicos, y los servicios técnicos les digan que no hay reparación posible, porque sería más caro ‘customizar’ una reparación que comprar otro dispositivo nuevo, o porque simplemente no hay repuestos o forma de abrir las carcasas sin dañar el contenido.

En cuanto a la parte del diseño, se debería incentivar el diseño sostenible, que consiste en diseñar para reparar, y no para provocar la obsolescencia programada, algo que en cuanto al ciclo de vida del software de un sistema operativo, o una aplicación de código propietario, relativamente hablando “se entiende”, pero en cuanto a la parte de la forma en que un objeto está construido, y entiéndase por objeto construido cuanquier cosa susceptible de ser construida, desde una urbanización hasta un pequeño dispositivo portable como un reproductor de MP3, unas gafas de google, una pantalla de grafeno deformable, o un smartwatch, o cualquier otro chimpínfano, de esos que por otra parte poca gente tiene capacidad económica para comprar, sobre todo en tiempos de recesión y crisis económica; son un capricho caro, sólo sirven para “fardar” y poco más.

Voy a ponerles aquí unas fotos para que vean a qué me refiero.

Partículas de polvo y cuerpos extraños

Polvo

Partículas de polvo y cuerpos extraños

Polvo

Partículas de polvo y cuerpos extraños

Polvo

Partículas de polvo y cuerpos extraños

Polvo

 

Si amplían las imágenes (botón derecho ver imágen en nueva pestaña) leerán las anotaciones.

En la primera imágen se ven una hebra de tabaco de liar y una miga de pan metidas entre las teclas del teclado. En la imagen dos se ve mi mano izquierda sujetando un clip (electricamente aislado) arrastrando esos cuerpos extraños (con el teclado desconectado de la red eléctrica). En la imagen tres se ve lo que ha salido de arrastrar el clip entre las teclas. En la imagen cuatro se ve lo que ha caido de entre las teclas al darle la vuelta al teclado, el clip, y la parte trasera de dos teclados, marcados con una estrellita verde. El antiguo, que es el que uso, es de color blanco, los agujeros que están indicados con las flechas rojas, son para la tornillería. El otro teclado, que es de fabricación más reciente, no tiene agujeros para tornillería. Para abrirlo se debe forzar la carcasa, dañando el exterior, y para cerrarlo también.

Un teclado, normalmente está situado de modo que con el paso del tiempo, inevitablemente por la acción de la gravedad terrestre y pese a todo el cuidado que se ponga se va llenando de partículas de distinta índole: migas de pan, polvo, pelos, trocitos de diversa naturaleza, que acaban por tupir el camino por el que las teclas tienen que subir y bajar.

De no ser por esas monstruosidades que se han dado en llamar obsolescencia programada, degradación cortés, ciclo de vida, y sociedad de consumo, los criterios de inversión, financiación, investigación+desarrollo+innovación, viabilidad, análisis y diseño de productos, y mercados (incluyan ustedes aquí también edificios, vías de comunicación, urbanizaciones, plantas de generación de energía, edificios y ciudades), tendrían en cuenta la durabilidad, robustez, intercambiabilidad, compatibilidad, y ahorro energético, no sólo en la fase de funcionamiento, sino también en las de prospección, fabricación, transporte, movilidad, distribución, venta, reparación, reutilización, y reciclaje.

Criterios  que necesariamente vienen potenciados por las industrias del cine, la música, la radio, la televisión, la publicidad y los medios de comunicación de masas, tambien llamados mass media.

La publicidad es lo que hace que determinados productos, sean éstos los que sean, se conozcan. Hace que a nosotros, los posibles consumidores de esos productos, nos suenen, o nos resulten más o menos atractivos. Por eso las empresas se gastan dinero en publicidad, y los partidos políticos se gastan dinero en campañas electorales, o en campañas de imagen.

La publicidad, por otra parte, siempre se ha servido del empuje del cine o la música, utilizando actores y cantantes, para presentar nuevos productos, productos que hace muchos años ya se vienen fabricando con esas políticas industriales y energéticas que llevan al total deterioro del ecosistema.

Piensen ustedes por ejemplo en los distintos tipos de envases que se usan en las fabricas manufactureras de conservas, zumos, leche y otros productos lácteos. El tetrabrick, o el tetrapack, por ejemplo, es un tipo de envase constituido por tres tipos de materiales: papel, metal, y plástico. Materiales que van pegados lámina a lámina y que cuesta energía separar, en las pocas plantas de reciclado de tetrabrick | tetrapack que existen. Tienen que romperlos, hacerlos trizas, y después separarlos química y físicamente. Deberían haberlos prohibido hace décadas, pero se siguen utilizando. Lo mismo se puede decir para las latas de conserva, son metálicas y requiere energía fundirlas para volver a fabricarlas.

¿No les parece que sería mucho mejor implantar envases de vidrio? Ese tipo de envases, se puede reutilizar una y otra vez (como se hace con las botellas de refrescos u otras bebidas en los bares), no sería complicado obligar a los fabricantes a utilizar vidrio. Además el vidrio es químicamente inerte, es decir, el vidrio no reacciona químicamente con los alimentos envasados en él, alimentos que nosotros nos comemos. Se puede premiar a los consumidores para que devuelvan los envases de vidrio a la cadena de reutilización. Se cobra el casco, y se reembolsa su valor en el mismo punto de venta en que se haya adquirido el producto y ya está. Como ser, es muy fácil.

¿Y por qué no se hace? Quizás la respuesta sea que hay determinadas industrias que se benefician del despilfarro de bienes y productos, industrias como las del petroleo, de la que salen los plásticos, o las textiles, a las que les cuesta mas barato fabricar fibras sintéticas, en su mayoría procedentes del crackeo del petroleo.

Hay también determinados cargos públicos, con intereses en el desarrollo o no-desarrollo de diversas iniciativas empresariales y financieras.

La gente, está harta ya, no somos tontos, y además a esos partidarios de la fisolofía “pan y circo”, rancios y corruptos desde ni se sabe ya cuanto tiempo, yo les digo “educación, formación, y trabajo”, y la gente les esta diciendo: “Se terminó el circo y no queremos sólo pan”.

Acerca de María Cristina Alonso Cuervo

I am a teacher of English who started to write this blog in May 2014. In the column on the right I included some useful links and widgets Italian is another section of my blog which I called 'Cornice Italiana'. There are various tags and categories you can pick from. I also paint, compose, and play music, I always liked science, nature, arts, language... and other subjects which you can come across while reading my posts. Best regards.
Esta entrada fue publicada en Asturias, Asturias, Environment, Español, Global issues, Local, Opinion y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.